Valores son el futuro

El mundo del deporte va evolucionando de una forma increíble. Dicen que los entrenamientos y los partidos son muy diferentes en estos últimos años. Ahora ves a muchas personas de distintas edades corriendo por la calle o por la montaña. Los gimnasios se han puesto de moda y el culto al cuerpo es algo prioritario en muchas personas. Las dietas alimenticias son tan importantes que han revolucionado el mercado. Montañas de libros y de programas de radio y televisión están enfocados simplemente a la salud de tu cuerpo. Te aconsejan caminar media hora todos los días, nadar, yoga y tantas otras disciplinas que antes eran exclusivas de unos pocos.

Ya no digamos de la inclusión de la tecnología en el mundo del deporte. Los relojes con GPS causan furor porque miden todo lo que has soñado controlar: pulsaciones, pasos, kilómetros, ascensos y descensos…Las cámaras de vídeo de alta definición se instalan en todos los campos de tenis, natación, baloncesto o fútbol. Se analiza todo lo que haces en un entrenamiento o partido para corregirlo y llegar a la perfección en el menor tiempo posible. 

Han proliferado nuevas profesiones dedicadas únicamente al deporte como son los psicólogos deportivos, los analistas, nutricionistas…con la idea de ofrecer al entrenador otras visiones del equipo que no son meramente tácticas.

En el comercio, se multiplican las tiendas especializadas en ropa y material deportivo, reinventándose constantemente y ofreciendo novedades que mejoran las últimas novedades. Además se presentan como esenciales para superar tu marca, ir más rápido y golpear más fuerte. Por ejemplo, existen zapatillas para cada modalidad y sexo con lo que estás perdido si quieres practicar diferentes deportes. Incluso zapatillas especiales para ir en bicicleta, para correr largas distancias y otras para trayectos cortos, para media montaña y alta montaña. Realmente es interminable la imaginación comercial.

Los niños nacen con las botas puestas y con la camiseta del equipo de su papá. Sueñan con ser jugadores profesionales y lo sacrifican todo por conseguirlo pese a que lo cierto es que no es tan fácil. Los padres se constituyen en entrenadores de sus hijos y son capaces de cambiar de ciudad e incluso de país para alcanzar el sueño de su hijo, que en muchos casos, es más el sueño del padre. Las familias realizan enormes sacrificios para trasladar a sus hijos al entrenamiento diario.

Los entrenadores están cada vez más preparados, son más profesionales y, fruto de todo esto, van surgiendo nuevas tendencias metodológicas que prometen ser el no va más para los entrenadores mientras se cargan la última tendencia defendida argumentando estar ya anticuada. Hasta que surge un nuevo gurú que consigue que todos le escuchen y lanza una nueva tendencia que, por supuesto, aplasta la última establecida continuando con la misma rutina de siempre. 

Estamos muy equivocados si pensamos que todo esto que te he contado es el futuro del deporte. Ni las máquinas, ni las nuevas ciencias, ni las nuevas metodologías. Nada de esto está destinado a ser el fundamento del deporte en los próximos años. El futuro del deporte está en los valores. Eso es lo que va a cambiar el mundo. 

La cima del deporte la van a alcanzar aquellos deportistas que han sabido trabajar a fondo los valores que hay en cualquiera de las disciplinas deportivas existentes en la actualidad. Ni las nuevas ciencias deportivas ni los ordenadores ni las máquinas ni las metodologías avanzadas te van a ayudar. Sí, son buenas herramientas, excelentes medios pero utilizadas por jugadores poco virtuosos, no tienen ninguna utilidad. Estamos perdiendo el tiempo si no ponemos en primer lugar del deporte un planteamiento serio y estructurado de formación en valores, con los que se consigue el mayor rendimiento jamás deseado por cualquier deportista.

Si trabajamos el deporte sin tener en cuenta los valores que debe adquirir el deportista, conseguiremos resultados pero siempre mediocres. Si eliminamos las tecnologías y toda la parafernalia que hay alrededor y trabajamos a fondo esos valores personales, alcanzaremos seguro la cima. No nos equivoquemos. Estamos a tiempo de cambiarlo si tu estás dispuesto a ponerlo en práctica en tu zona de responsabilidad: tu hijo, tu equipo, tu club, tu federación.

Yo continúo con mi trabajo porque sé que es mi responsabilidad transmitir estas ideas fundamentales y estoy a tu disposición para lo que necesites. Encontrarás siempre mi puerta abierta para colaborar y aconsejarte lo mejor que pueda.

www.escueladefutbolistas.com