Confianza
 
Luis es un jugador pequeño y con unas condiciones físicas y técnicas extraordinarias. Parece que nació para jugar al fútbol. Sus condiciones son totalmente innatas y cada vez que sale al campo la gente disfruta viéndole jugar.  Es todo un espectáculo. En todos los partidos se escuchan expresiones de asombro cuando Luis realiza una jugada sorprendente: 

–qué elegancia, qué forma de llevar la pelota, que rapidez en el regate…
 
Al final del partido, Luís sale del campo aplaudido por el equipo visitante y el equipo local. Es una maravilla. Sin embargo, lo sorprendente es que en muchos partidos no sobresale, permanece como oculto dentro del equipo.
 
¿Cuál es la razón? Nos dimos cuenta de que el talento sin trabajo puede que no tenga el resultado adecuado. 
 
¿Qué le está pasando a Luís?
 
Luís ha decidido basar su confianza en los resultados. Esto les pasa a muchos deportistas. Si consiguen resultados adquieren confianza. Por lo tanto, la falta de confianza que manifiesta en algunos partidos es porque el resultado no le es favorable y,   entonces, su talento se esconde.
 
Nuestro trabajo con Luis consistió en aclararle que no debía basar su confianza solamente en los resultados ya que es un factor que él no puede dominar. Los resultados no dependen de él mismo. Esto es así incluso en los deportes individuales. Hay muchas variables que hacen que no puedas controlar el resultado 
 
¿Qué pasa cuando Luis no gana? Que pierde la confianza.
 
Luis desaparece de algunos partidos porque ha perdido la confianza porque se ha centrado simplemente en los resultados que va obteniendo y, como le son adversos, se hunde y juega sin la fe necesaria en que va a poder salir adelante. 
 
Es jugador con talento pero no confío en si mismo porque las cosas no le están saliendo bien. Su único apoyo estaba en los resultados y, cuando estos le han fallado, pierde la estabilidad mental necesaria para salir adelante.
 
Basar la confianza en los resultados es lo que produce inestabilidad. 
 
Luis debe añadir otro factor que, sumado a su talento, le permita adquirir más estabilidad en su deporte, es decir, no perder nunca su confianza. 

Le sugerimos a Luis que le añada el factor trabajo
 
En cuanto se dio cuenta de que un factor importante para mantener su confianza en si mismo era apoyarse en su trabajo en los entrenamientos empezó a encontrar más estabilidad y más seguridad es si mismo y por lo tanto máxima confianza.
 
Luis ahora piensa de forma diferente y actúa con más equilibrio porque sale al campo con la confianza de que ha trabajado muy duro toda la semana y ya no le influye tanto los resultados adversos. Está más seguro porque este es un factor que él puede dominar. Cuanto más trabaja, más seguro se siente. 
 
Luis debe reforzar su talento y acompañarlo con mucho trabajo y con buenos resultados. Eso llevará al jugador a la máxima confianza. En el caso de que los resultados no lleguen, esa confianza sigue manteniéndose, aunque no en un nivel tan alto.
 
Luis continúa trabajando duro para conseguir esos resultados.
 
Xavi Arnau fue un enorme jugador de hockey hierba con la selección española. El siempre lanzaba los penalties pues se  veía con mucha confianza para hacerlo. Algunas veces fallaba pero seguía lanzándolos, demostrando siempre una gran confianza en si mismo. En los entrenamientos practicaba miles de veces para mejorar esta técnica.
 
Luis también es el encargado de lanzar las faltas en el equipo. Las coloca siempre por la escuadra sin que el portero pueda hacer nada para parar esos disparos endiablados. Pero Luis falló dos seguidos en un mismo partido y perdió la confianza en sus lanzamientos a pesar del talento que poseía para ejecutarlos. 
 
¿Cómo conseguir recuperar la confianza perdida?


Le animamos a no valorar únicamente los resultados. Debía trabajar muy duro en los entrenamientos mejorando cada día más esa técnica y seguro que con el esfuerzo constante sumado a su talento, volverá de nuevo a recupera su máxima confianza. Y así fue. Volvió a ser el lanzador que siempre había sido.
 
Muchos padres me escriben preocupados por la falta de confianza que tienen sus hijos cuando salen al campo. Podemos aplicar la misma formula:
 
Talento + trabajo + resultados = Confianza
 
  • Hazle ver a tu hijo o a tu jugador que se apoye en estos tres factores para adquirir la confianza que necesita y verás como empiezas a experimentar cambios increíbles.
  • Demuéstrale que no se fije solo en los resultados porque eso no va a depender de él
  • Déjale claro que aunque le falte talento, si trabaja duro, seguirá confiando en él mismo.
 
Un jugador sin confianza, lamentablemente acaba perdiéndose.