Un padre con el que tengo bastante confianza me hizo esta consulta y pienso que puede servirnos a todos los que estás pensando este tema:

Te estaría muy agradecido si me asesorases en un tema delicado:

Alberto juega en tercera, su equipo no es demasiado competitivo y me dice que los entrenamientos son siempre lo mismo. Juega de central y es un jugador irremplazable ya que no hay nadie que defienda como él, pero creo que no le sacan todo el potencial. Cuando juega en vuestra escuela de futbolistas, lo hace de otra manera y siempre me deja muy sorprendido. Lo cambiarías de equipo? Está capacitado para jugar en primera/preferente? 

Muchas gracias por todo.  

En primer lugar quiero decirte que Alberto tiene unas condiciones extraordinarias para jugar al fútbol y lo que te está diciendo es que quiere más, desea experiencias donde él pueda dar más de si. Se le ha quedado muy pequeño el equipo donde está.

Tiene muy buenas condiciones para defender pero también para atacar y por este motivo su puesto en fútbol 7 es la banda porque defiende y ataca. Si juega de central, tiene menos oportunidades de atacar. En muchos equipos, al mejor jugador lo ponen de central porque es un puesto clave y ofrece seguridad a sus compañeros. Sin embargo, cuando juega con el equipo de la escuela de futbolistas, él es un jugador más del equipo y hemos de poder aprovechar sus cualidades mejor. No desperdiciarlas dándole la opción únicamente de defender.

Que el entrenamiento es siempre lo mismo no tiene nada que ver con la tercera división. La culpa la tiene el entrenador porque trabaja el equipo sin un programa e improvisa los entrenamientos. Los que no siguen un programa suelen repetirse mucho en los entrenamientos y consiguen aburrir a los jugadores. Es una pena porque esto se da mucho en el fútbol aunque también es cierto que cada vez salen más preparados los entrenadores.

Es cierto que estamos perdiendo el tiempo con un jugador como Alberto pero no es un tema de categoría sino de entrenador. Por eso lo que hay que preguntarse es si Arnau tendrá ese mismo entrenador el año que viene. A la edad de Arnau es importante que el entrenador sepa sacarle el máximo rendimiento porque está en una época de mucha sensibilidad en el  aprendizaje, todo lo aprenden rápido, si se les enseña bien. 

Yo no aconsejo las categorías demasiado altas porque se han convertido en todo menos en lo que debe ser la formación de un jugador. Allí van los equipos a ganar como sea y todo vale: gritos de los entrenadores, protestas a los árbitros, pérdidas de tiempo que lo único que hacen es robarles el fútbol a los niños, trampas, etc. Lo he podido vivir personalmente y gracias a Dios ya hemos pasado esa etapa de las categorías altas. 

Alberto el año que viene será un alevín de primer año y es un motivo más para no aconsejarle categorías altas. Puede jugar en una segunda división perfectamente y, si puede ser, en el mismo club ya que él esta bien ahí y supongo que es el club más cercano a casa. Eso interesa ya que los traslados largos matan a la familia y al niño y no es conveniente ya que debe tener tiempo para estudiar y para hacer otras actividades que no sea el fútbol. Pero eso sí, con un entrenador que le ayude a rendir al máximo.

Te aconsejo que hables con el coordinador del propio club y le comentas que Alberto está perdiendo el tiempo en un equipo como el que está ahora por su entrenador y por el nivel que tiene y que quieres seguir en el club pero quieres saber dónde va a jugar el año que viene y con qué entrenador. Dile que no buscas categorías altas sino una buena formación. Si te lo puede proporcionar, no cambies. Pero para asegurarte, ves a ver cómo es el entrenador del año que viene (supongo que cambiará por pasar a alevín) y a algún partido de este entrenador. Vale la pena perder un poco de tiempo para asegurarte que será capaz de motivar a tu hijo correctamente y que estará bien dirigido.

En el caso de no tener opción dentro del club, debes buscar uno cercano pero no demasiado competitivo por lo que te he dicho antes.

Por último, me preguntas si está capacitado para jugar en categorías altas. Sí lo está pero el paso debe ser progresivo, sin precipitarse. De tercera a segunda, de segunda a primera, despacio, sin prisas, sin obsesionarse. Lo que vayan marcando los responsables del club que tienen una visión más global de tu hijo y más objetiva.

Bueno, espero que te sirva todo lo que te he dicho.

Quiero aclarar que hay algunas cosas que no me gustan de Alberto pero que no es culpa suya. Arnau necesita un equilibrio familiar y las tensiones entre los padres las está pagando. Es un niño que le falta seguridad, desparpajo, abrirse más. Posiblemente esté demasiado protegido y eso le hace ser un niño poco maduro. Luego, cuando está en el campo, se transforma pero siempre le queda algo. Un saludo y hablamos de los pasos que vas dando.