Cristiano Ronaldo: «Si todos estuvieran a mi nivel iríamos primeros»
Cristiano Ronaldo explotó tras el Real Madrid – Atlético y acusó a su compañeros del Real Madrid de no estar a su nivel. Es este un nuevo caso del mal ejemplo que las estrellas de fútbol están dando a nuestros jóvenes futbolistas.
En el fútbol base actual, emergen futbolistas de un nivel impresionante que se pierden por este mismo motivo. En un periodo donde los chicos tienen mucho que aprender, aparecen jugadores que empiezan a destacar por su gran condición física o su enorme habilidad técnica. La gente les idolatra, sus compañeros les admiran, sus padres andan locos tras ellos… y los niños acaban creyéndoselo.
Las consecuencias son mortales. Pierden esa humildad y esa sencillez infantil y se convierten en niños egoístas que marcan muchos goles y miran por encima del hombro a sus compañeros, incluso se meten con ellos ¿No nos recuerda eso a Cristiano?
Es imposible triunfar sin humildad. Cuando juegas al fútbol puedes perder o ganar. Cuando ganas, piensas que eres el mejor y, cuando pierdes, existen dos posibilidades: achacar la culpa a los demás del equipo o pensar que yo soy parte del problema.
Los chicos que siempre ganan no suelen darse cuenta de que  tienen un situación difícil de superar. Nadie les va a ayudar a entender qué aspectos deben mejorar. Piensan que todo lo hacen bien o que no vale la pena esforzarse más: siempre ganamos.
Sin embargo, los futbolistas que pierden, si se les enseña a ser humildes, pueden detectar y aceptar sus errores y, por lo tanto, corregirlos y mejorar. Consiguen ser mejores gracias a la derrota.
Trasladar los fallos al resto del equipo es, además, un acto de cobardía. No eres capaz de aceptar tus propios errores, por miedo a estropear tu imagen. Son esos jugadores que ves por los campos que, cuando lanzan un disparo a puerta que se va a las nubes, empiezan a realizar aspavientos y dar patadas al césped, etc.
Cuando hablas con un jugador de fútbol y ves que no te escucha porque piensa que ya lo sabe todo y que eso no va para él, te das cuenta de cuántos niños se quedan por el camino por el mismo motivo: le falta de humildad para crecer.
Quizá Cristiano no ha llegado a ser uno de los mejores jugadores de la historia por este motivo. Su falta de humildad no le ha permitido crecer.
Deportistas que han llegado a lo más alto del deporte mundial son capaces de confesar sus errores con palabras como estas:
He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito” – Michael Jordan