De vez en cuando se acercan padres  para preguntarnos sobre el proyecto de su hijo. Proyecto es una palabra que se utiliza mucho a la hora de intentar atraer a un jugador para que se quede en las disciplinas de un club en el fútbol base. Pero los proyectos que se mencionan están muy vacíos porque en realidad no hay nada de nada, solo humo.

Se sientan dos adultos en una mesa para hablar del proyecto del club. Lo único que el entrenador ofrece a ese padre es una competición alta, una beca económica y un objetivo de ascenso o de permanencia. De nuevo estamos utilizando los parámetros del fútbol profesional para aplicarlos en el fútbol formación y esto no puede ser.  ¿Es un proyecto formativo dentro de un programa deportivo o simplemente un proyecto deportivo?

No podemos caer en este error una y otra vez. Me parece muy equivocado y con poco contenido lo que se está proponiendo como proyecto a estos padres por tratarse de fútbol formación. ¿No podríamos elevar un poco más nuestra oferta? Entiendo que no es fácil pero deberíamos estar a la altura de la responsabilidad que adquirimos al aceptar a esos niños en nuestra entidad por tratarse de un periodo de formación.

En la Fundación Marcet ofrecemos a los jugadores que se acercan a nosotros lo siguiente:

  1. un fútbol lleno de valores donde el jugador se prepara para la vida
  2. un perfecto complemento para los estudios teniendo en cuenta que estos deben estar siempre en primer lugar.
  3. una formación seria y adecuada de la mejora de su técnica para que pueda adquirir perfectamente los fundamentos, priorizándolo y evitando por todos los medios la competitividad prematura.
  4. un programa de entrenamiento basado en la potenciación del jugador inteligente, que piensa y que decide por si mismo en el terreno de juego y fuera de él.
  5. un profesorado muy bien preparado para la gran tarea que tiene por delante.
  6. una competición adaptada a su nivel y a sus posibilidades con todos los escalones posibles.
  7. un ambiente familiar en las instalaciones que facilitan el rendimiento del jugador
  8. un apoyo complementario a los padres en la educación de sus hijos

 Si el padre que nos consulta parte de un punto en común con la Fundación, entonces queda muy contento de la respuesta pues le hemos hablado de su hijo y nunca de los intereses de la entidad ya que es un servicio que realizamos dirigido a los jugadores y no al revés.

Pero si el padre es una persona poco coherente con la realidad, que piensa que su hijo llegará a futbolista profesional, entonces, lo que encuentra en la Fundación no es nada atractivo porque sus intereses y los nuestros son muy diferentes. Son padres que desperdician lo mejor de la vida de su hijo con la obsesión de que lleguen a ser jugadores profesionales y descuidan lo más importante que es ese mundo académico y esos valores que se desprenden del deporte.

¿Qué te parece lo que puedes hacer en la Fundación? Tienes 17 años y deseas seguir jugando al fútbol en serio pero a la vez quieres estudiar una carrera en la mejor universidad de la ciudad. Imposible. Debes escoger. Entrenas todos los días y juegas partidos donde debes desplazarte a otras ciudades dedicando un tiempo bastante grande. Tus amigos no estudian y tu quieres salir con ellos en lugar de quedarte encerrado estudiando en el poco tiempo que tienes. A la porra los estudios. Ahora a disfrutar de mi deporte donde puedo llegar al máximo con él y luego ya veremos, retomaré los estudios.

La mayor parte de los jugadores que han tomado esta opción se arrepienten sobretodo de no haber estudiado una carrera. Una vez terminado el periodo deportivo, la vida te exige un título y unos conocimientos para poder abrirte paso en el mundo profesional y entonces tienes que contentarte con encontrar un sencillo trabajo de camarero o algo similar. La parte mas larga de tu vida la has tirado por la borda por no tener esa visión de futuro en su momento.

Sin embargo, en la Fundación, nos damos cuenta de que eso puede ser corregido a tiempo si lo enfocamos de otra manera. Queremos ayudar  a los deportistas de la Fundación a seguir sus estudios en una universidad americana sin dejar de practicar el fútbol a gran nivel consiguiendo una beca en una de las prestigiosas universidades americanas.

Por fin una solución coherente a tantos jugadores que no pueden llegar a su sueño pero que lo han dado todo por el fútbol y deben recular con un proyecto que supera con creces el primero ya que es completamente real.

Conseguir una beca para estudiar en USA significa que puedes seguir practicando el fútbol ya que las ligas universitarias en USA se equiparan al paso anterior al profesionalismo y las universidades coordinan perfectamente a estos deportistas para que practiquen deporte y puedan seguir sus estudios. El ambiente en la residencia de las universidades es diferente ya que está llena de deportistas que sueñan con llegar a la élite de su deporte: baloncesto, baseball, tenis, natación, atletismo, etc.

Pasas 5 años de tu vida y vuelves a España con un perfecto ingles, con un título universitario americano con el prestigio que eso supone y con 5 años de fútbol que te puede permitir seguir practicándolo a nivel profesional. Vuelves con una experiencia bajo el brazo impagable. ¿Qué más podemos desear para nuestros hijos?

¿Qué proyecto tienes para mi hijo? En la Fundación Marcet nos parece que un proyecto de vida como el que te acabamos de exponer es ideal para aquellos jugadores que sienten este atractivo por el fútbol. Nosotros hacemos el esfuerzo para que no se dejen engañar por las imágenes y los destellos de los grandes futbolistas del momento. La mayor parte de los jugadores de élite (que son el espejo dónde se miran nuestros hijos) no estudian nada y no saben hacer nada fuera de lo que es el fútbol. No podemos permitirnos esto para nuestros hijos.

¿Un proyecto para mi hijo?: que sea una buena persona, que estudie y que disfrute jugando al fútbol,  por este orden.