Ser sincero, ser honrado, son aspectos que un jugador de fútbol puede aprender. Si lo hace, conseguirá ser una persona en la que todos confiarán. No es fácil porque en muchas ocasiones queremos quedar bien y mentimos. Queremos resaltar nuestras cualidades y exageramos. Queremos que nos tengan bien considerados y engañamos. Sin embargo la mentira siempre se descubre y cuando uno la lleva dentro es como un peso que  hasta que no lo saca,