javier cendón

––Ponte las botas inmediatamente que vamos a hacerte una prueba. Juan estaba algo nervioso pero en cuanto cogió la pelota e hizo algunos toques me di cuenta de que era un gran jugador. No tardamos mucho tiempo en decidirnos. Lo pusimos en nuestro mejor equipo de alevines.  Cuando lo comunicamos a los padres, se quedaron contentos porque su hijo siempre había demostrado grandes cualidades. Sin embargo, de pronto, se pusieron muy serios y miraron hacia