Pero una escuela de futbolistas de dar un paso más profundo en su planteamiento del deporte de los jóvenes. Es cierto que sueñan con ser futbolistas profesionales. Y es un sueño que de ninguna de las maneras hay que arrebatarles. Sería un crimen intentarlo. No lo entenderían.