Existen entrenadores que están dispuesto a respetar a su presidente y a los entrenadores con los que convive pero a sus jugadores los humilla constantemente y al árbitro lo mismo. Este fin de semana he tenido que aclarar a algunos padres este concepto porque creo que hay poca sensibilidad al respecto en algunos clubes. Cuando me dirigí a un padre que estaba gritando a un árbitro en un partido de benjamines, lo hice con mucha